Pulido mecánico

Consiste en la preparación de una superficie para liberarla de rayaduras. Se consigue mediante procedimientos mecánicos, con lijas abrasivas  de diferentes granulometrías, de entre 0,25 y 10  micras.